Blog de CANECOLOGIA

Últimas publicaciones

El concurso de Canecología en Agosto 2019

Para poder participar en nuestro concurso solo tienes que realizar un pedido durante el mes de Agosto y enviarnos tu respuesta a la pregunta que planteamos a contacto@canecologia.es. Cuando finalice el mes seleccionaremos la mejor respuesta de entre todas las recibidas y la publicaremos en el BLOG. El premio consiste en un lote de nuestros productos, que enviaremos al ganador de forma totalmente gratuita.

Esta es la pregunta del mes de Agosto:

“¿Cuáles son las tres estrategias principales para combatir el abandono de perros y gatos?”

¡Gracias por participar!

Mejor respuesta: Canecología (venga, animaos a concursar)

Según el estudio “Él nunca lo haría” de la Fundación Affinity sobre el abandono, la pérdida y la adopción de animales de compañía en España 2018, el abandono y la pérdida de perros y gatos constituyen el principal problema de bienestar de los animales de compañía en nuestro país. Las cifras globales de abandono y pérdida durante 2018 son similares a las observadas en 2017, lo que parece confirmar un ligero estancamiento en la tímida tendencia a la baja observada a lo largo de los últimos años. En 2018 fueron recogidos 138.407 perros y gatos (104.688 perros y 33.719 gatos), de acuerdo con una estimación hecha a partir de datos de 327 sociedades protectoras, ayuntamientos y consejos comarcales de toda España. Se trata de un problema estructural, que demanda una mayor intervención y cooperación de todos los agentes, públicos y privados, implicados en su prevención.

El abandono o pérdida de animales es un fenómeno que se produce en todas las épocas del año. La proporción de perros recogidos por entidades protectoras fue del 33,0%, 34,7% y 32,3% respectivamente para cada uno de los 3 cuatrimestres del año. La proporción de gatos recogidos por entidades protectoras para los 3 cuatrimestres del año fue del 23,8%, 43,7% y 32,5% respectivamente. Estos datos contrastan con la opinión, muy difundida en la sociedad, de que los perros son abandonados sobre todo antes de las vacaciones de verano. La entrada de perros en refugios y protectoras es muy estable a lo largo de todo el año. Sin embargo, la llegada de gatos es mucho más elevada durante el segundo cuatrimestre del año, cuando se incrementa el número de camadas no deseadas.

El 63,4% de los animales que llegan a un refugio han sido encontrados por la entidad y/o traídos por la policía (por ser casos de maltrato animal o de síndrome de Noé). El 27,5% de los animales que entran en un refugio es entregado por un particular que los ha encontrado. Y sólo el 9,1% de los animales es llevado al refugio por la misma persona que abandona. Las principales razones declaradas por los propietarios que entregan a su animal de compañía a un refugio son las camadas no deseadas, el fin de la temporada de caza, el comportamiento del animal, los factores económicos y la pérdida del interés por el animal.

Las camadas no deseadas son la razón más importante para ceder un perro o un gato a un refugio para animales de compañía. No obstante, la información disponible sobre los motivos de abandono es aportada en la mayoría de casos por las personas que llevan personalmente a su animal de compañía a un refugio de animales o es aportada por la protectora. Pero la mayoría de los animales que ingresan en los refugios han sido encontrados en la calle o llevados hasta allí por personas que no son sus propietarios. Por tanto, todavía no conocemos los motivos concretos de muchos de los abandonos de animales de compañía que se producen en nuestro país.

La proporción de perros de tamaño medio y grande que llegan a un refugio es superior a su presencia en la población general canina. En cambio, las protectoras reciben muchos menos perros de tamaño pequeño de los que cabría esperar teniendo en cuenta que la mayoría de perros que viven en nuestro país son de tamaño pequeño. Casi la mitad de perros que llegan a refugios y protectoras son de tamaño mediano (49,1%), seguidos por los grandes (27%) y finalmente los pequeños (23,9%). Estos datos sugieren que los perros de tamaño pequeño sufren menos abandonos y pérdidas que los de talla más grande.

A los refugios y protectoras llegan 4 veces más cachorros de lo que cabría esperar si tenemos en cuenta su presencia en la población general de perros y de gatos, que está compuesta mayoritariamente por adultos. Un 40,5% y un 24,5% de los animales recogidos son respectivamente cachorros de gato y de perro. Una parte muy importante de estos animales proviene del nacimiento de camadas no deseadas. La mayoría de los perros llega a refugios y protectoras en la edad adulta (62,2%), seguidos por los cachorros (24,5%) y finalmente por los de edad avanzada o senior (13,3%). Casi la mitad de los gatos que llegan a refugios son adultos (49,3%), seguidos por los cachorros (40,5%) y finalmente los de edad avanzada o senior (10,2%).

El destino de los perros que llegan a un refugio o protectora de animales es el siguiente:

Adoptados: 43,0% (el 70,8% es adoptado en España y el 29,2% en otros países)
Devueltos a sus propietarios: 25,0%
Permanecen en el refugio: 16,5%
Fallecidos o sacrificados por causas médicas: 5,4%
Cedidos a otra entidad: 4,6%
En casas de acogida: 3,5%
Sacrificados por causas no médicas: 1,0%
Otros destinos: 1,0%

El destino de los gatos que llegan a un refugio o protectora de animales es el siguiente:

Adoptados: 41,8% (el 75% es adoptado en España y el 25% en otros países)
Devueltos a sus propietarios: 3,3%
Permanecen en el refugio: 13,5%
Fallecidos o sacrificados por causas médicas: 15,3%
Cedidos a otra entidad: 4,5%
En casas de acogida: 5,2%
Sacrificados por causas no médicas: 0,7%
Otros destinos: 2,2%
Reubicados en colonias: 13,5%

Solamente el 34,3% de los perros y el 4,5% de los gatos que llegan a un refugio están correctamente identificados con microchip. El 61,1% de los animales recogidos que llevaban microchip pudo ser devuelto a sus propietarios. Los principales motivos para no poder devolver al animal fueron el rechazo por parte del propietario y la imposibilidad de localizarlo. El factor clave en la recuperación de un animal extraviado es la posibilidad de localizar a sus propietarios y para lograrlo es fundamental que el animal esté convenientemente identificado mediante microchip. Los perros correctamente identificados con microchip son devueltos más fácilmente a sus propietarios. El porcentaje de gatos devueltos a sus propietarios es notablemente inferior al de perros. Este dato podría reflejar, por un lado, la menor proporción de gatos identificados en comparación con los perros y, por otro, la llegada a los refugios de muchos gatos que han nacido y se han criado en la calle.

Alrededor de un 40% de los perros y gatos que llegan a refugios y protectoras es adoptado. Sin embargo, la cifra parece haberse estancado, con valores similares a los observados hace 5 años. El aumento del número de perros que permanece en el refugio es preocupante porque, de mantenerse esta tendencia, a medio o largo plazo podría agravarse aún más la situación de exceso de ocupación que padecen ya muchos refugios y protectoras de animales en España. En relación con los gatos, preocupa especialmente la muy baja proporción de animales recuperados por sus propietarios, que se mantiene estancada a lo largo de los últimos años, así como la elevada proporción de sacrificios.

Los 3 motivos declarados más importantes para optar por la adopción son la sensibilidad de muchas personas frente al problema del abandono (39,5%) y el deseo de colaborar con una entidad de protección animal. A pesar de ello, un 27,2% de las personas con un interés inicial en adoptar un perro o un gato finalmente decidieron no hacerlo. Entre ellas, los 3 motivos fundamentales para no adoptar fueron no haber encontrado el tamaño (30,8%), la raza (22,7%) o la edad (21,5%) adecuados. Un 13% de adoptantes potenciales decidieron no hacerlo argumentando que el coste de la adopción era mayor de lo esperado. Para muchas personas el aspecto físico en general y la raza en particular siguen siendo criterios importantes a la hora de adoptar un perro o un gato. Sin embargo, la raza no garantiza ni mucho menos un determinado perfil de comportamiento. En cuanto a la edad, los cachorros abandonados son adoptados con más facilidad que los adultos. El tiempo de permanencia en el refugio de los cachorros es mucho menor que el de los perros y gatos de mayor edad. Existe la idea equivocada de que un animal adulto no se integrará en su nueva familia o de que ya no podrá ser educado de forma efectiva. Es importante desarrollar campañas de información a los adoptantes sobre la conveniencia e incluso las ventajas para la convivencia que en muchas ocasiones supone la adopción de un perro o un gato ya adulto. Por otra parte, el coste medio de una adopción en España es muy bajo, sobre todo si tenemos en cuenta los costes que supone para el centro de acogida cuidar a sus animales de forma responsable (alimentación, atención veterinaria, identificación, etc.)

El 7,6% de las adopciones realizadas durante 2018 fueron fallidas. Los problemas de comportamiento fueron el principal motivo (42,4%) para devolver un animal de compañía al refugio tras la adopción. Una parte importante de las devoluciones se producen transcurrido menos de un mes desde la adopción y una gran mayoría dentro del trimestre posterior a la llegada del animal a casa. La adopción de un animal de compañía debe hacerse siempre tras un profundo proceso de reflexión y teniendo en cuenta tanto las necesidades del animal como el estilo de vida del propietario. Además, es recomendable que aquellas personas que adoptan a un perro o a un gato dispongan de información para favorecer la buena adaptación del animal a su nuevo entorno.

La gestión de colonias felinas es una de las tareas más importantes llevadas a cabo por las entidades de protección animal. La mitad de las entidades de protección animal que han participado en el estudio gestiona colonias felinas de forma regular. Aparte de los gatos residentes, muchos gatos abandonados o perdidos son reubicados en estas colonias.

En resumen, la esterilización, la identificación y la adopción son las 3 estrategias más importantes para prevenir y minimizar el impacto del abandono de animales de compañía. La esterilización y la identificación forman parte de un concepto más amplio de tenencia responsable, que abarca las obligaciones que todo propietario adquiere en relación con su animal de compañía. Es importante que todos los propietarios controlen de forma efectiva la reproducción de sus perros y sus gatos para evitar las camadas indeseadas, que son la principal causa de la sobrepoblación de animales de compañía que existe en la actualidad. Asimismo, la identificación se confirma como una de las estrategias más efectivas para hacer frente a la pérdida y abandono de animales de compañía. Por último, la promoción de la adopción es fundamental para reducir la población de animales abandonados a corto y medio plazo. Más allá de la mera concienciación sobre la necesidad de adoptar, es necesario educar al público acerca de las ventajas y las obligaciones que supone adoptar un animal de compañía, y de cómo su llegada puede influir en nuestro estilo de vida.